Desespera Esperanza

Soñé con una paloma blanca que lloraba porque sabía que iba a morir;
y no iba a impedirlo, ya no podía, debía ser así.
Ví cómo la última lágrima rodó con su cabeza.
Desperté, y el mal cayó sobre los hombres.

Fausta

No hay comentarios: